Marketing cultural – 5 recomendaciones en tiempo de COVID-19

En el marco de la pandemia, nuestro capital simbólico ha alcanzado gran relevancia, puesto que nos hemos visto motivados a acudir a nuestros propios patrones culturales para convivir con más armonía.

El marketing cultural es el proceso que se desarrolla entre las organizaciones y la sociedad civil para facilitar, entre sí, el intercambio de elementos con capital simbólico.

Esta dinámica es posible a través de distintas relaciones que crean un valor recíproco mediante el uso de recursos culturales; sin embargo, no es un método exclusivo del mercado cultural.

Es una herramienta a considerar no solo en cualquier emprendimiento, sino en cualquier rubro de investigación, planeamiento o comunicación.

Este tipo de marketing genera propuestas innovadoras, en diálogo con las ciencias sociales, humanas, la tradición y las nuevas tecnologías; sensibiliza socialmente a los públicos y mejora las relaciones con clientes de todo tipo de organización.

En el marco de la pandemia, nuestro capital simbólico ha alcanzado gran relevancia, puesto que nos hemos visto motivados a acudir a nuestros propios patrones culturales para convivir con más armonía.

Por esta razón compartimos con ustedes cinco puntos a tener en cuenta para que, a través del marketing cultural, puedan complementar sus ofertas:

 

  1. Reconoce el capital simbólico de tu oferta.
  • Todos participamos en la vida cultural de nuestro entorno. Considera no sólo el valor utilitario de tu oferta, sino cómo incide en la vida práctica de los clientes. El protagonista ya no es el producto o el servicio, sino la experiencia creada con el cliente.

 

  1. Define tu éxito.
  • El éxito en marketing cultural no es exclusiva o necesariamente económico. Puede medirse en el número de público alcanzado, impacto en medios o en la zona de influencia, beneficios, entre otros.

 

  1. Reconoce a tu co-ompetencia.
  • La competencia no es precisamente tu rival. Puedes planificar relaciones de cooperación con estos agentes con el fin de compartir información y cumplir objetivos más elaborados.

 

  1. Relaciónate con los proveedores.
  • Cualquier organización cuyos bienes o servicios resulten necesarios en el proceso de producción y distribución del producto cultural se integrará en este colectivo.

 

  1. Los valores migran.
  • “El consumidor realiza elecciones basándose en sus prioridades… en la medida en que las prioridades cambian y aparecen nuevas opciones, estos realizan nuevas elecciones, reposicionando su valor”. (Adrian Slywotzk).

 

El marketing cultural está activando las economías más golpeadas de Europa, sostenidas antes por el turismo, hoy suspendido, y el flujo de materia prima (suspendida también). El uso de las nuevas tecnologías y el marketing digital han calzado muy bien con esta nueva experiencia.

Los invito a seguir explorando sus beneficios.

 

Rodolfo Muñoz

Gestor cultural

3 comentarios

  1. Buen aporte, colega. Muy claras y directas esas recomendaciones.

  2. Definitivamente ,muy objetivo y conciso.

Deja un comentario